Reynosa, Tamps. 25 diciembre 2015.- “Si esto se va a vernos se en mi país o en los estados a mi familia que pasen una feliz navidad y que lo pasen bien y que los quiero mucho y que dios nos va a ayudar a vernos otra vez, y que a todos los que somos buenos y estamos buscando un mejor futuro dios nos va ayudar” dice Rosa Matamoros, migrante en la ciudad de Reynosa.

Este es el mensaje de una madre migrante, dejo todo en Honduras para buscar un mejor futuro para su familia, la falta de oportunidades laborales orilla a los jefes de familia a separarse de sus queridos e ir en busca de un mejor panorama para los suyos.

“Es difícil porque pasar las navidad sin sus hijos, dio sabe la necesidad que estamos pasando en nuestros países ya no hay oportunidad de trabajo yo veo que aquí si hay trabajo no entiendo porque la gente de aquí se quiere ir para allá, allá no hay a trabajo”.

Que tan grande es el amor de madre que sin importarlos los peligros que existan intentan una y otra vez alcanzar el sueño americano, Rosa ya estuvo en estados unidos, en su segundo intento fue entrega a las autoridades, perdió mil 500 dólares y no solo el recurso también la fe y la esperanza.

“Me entregaron ellos perdimos esos dinero eran mil 500 dólares, fue bien difícil pero parece que dios le da esa visión a uno para que uno cambie, nos llevan a unos cuartos de congelación nos tienen a puro pan y agua a mi me tuvieron unos 8 días”.

Son hombres y mujeres migrantes, están lejos de casa pero dicen el sacrificio vale la pena todo para sacar adelante a los hijos y nietos que se quedaron en Centroamérica.

Bottom Banner - Galeria de arte